Soledad de Guardia

SOLEDAD DE GUARDIA

 

Velando parte de una noche de dos días,

mirando al cielo desde mi encierro.

Las ambulancias duermen junto a mis cigarros

y la memoria se me va recordando otras vías,

otras noches.

 

No hay guitarras, que le cante a la luna aquí.

Pasé la navidad buscándote…

Cuando las risas aparecen en la memoria

te encuentro siempre en un rinconcito, Soledad.

Ahora que pienso en portugués: Saudade.

La cena y la compañía,

la distancia y la monotonía.

 

Siempre vienes cuando te necesito.

La íntima reflexión de las sensaciones,

como dharmas de estructura sagrada,

que surgen sin ostentar pretensiones,

pero pretendiendo ser escuchadas.

 

No me abandones compañera.

Acompáñame siempre que aloje una pena.

Gracias, Soledad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s